¿Cuándo procede la agencia oficiosa en la presentación de una acción de tutela? 

¿Cuándo procede la agencia oficiosa en la presentación de una acción de tutela?

Para que prospere la presentación de la acción de tutela en estas condiciones de la agencia oficiosa; deben configurarse los siguientes supuestos:

1. Que el actor en el proceso de amparo actúe a nombre de otra persona y

2. Que de la exposición de los hechos resulte evidente que el agenciado se encuentra imposibilitado para interponer la acción por su propia cuenta.

Fuente Normativa

(Sentencia T-896-11 / F1_ST896_11)

AGENCIA OFICIOSA EN LA ACCIÓN DE TUTELA.

 

Por otro lado en la acción de tutela es admisible la figura de la agencia oficiosa; por medio de la cual, sin poder, una persona solicita en representación de otra que se protejan los derechos fundamentales vulnerados o violados; la agencia oficiosa la puede ejercer cualquier persona, sin embargo para que sea admisible esta figura es indispensable que se cumplan las siguientes condiciones:

Que la persona titular de los derechos fundamentales invocados como vulnerados o violados no se encuentre en condiciones de poder ejercer por si misma la defensa de sus derechos, por ejemplo una persona que tenga una enfermedad grave que le impida desplazarse de un lugar a otro.
Quien actúe como agente oficioso debe manifestar tal condición.
La situación de discapacidad, por la cual la persona directamente, es decir, por sí misma no pueda ejercer la defensa de sus derechos fundamentales, debe ser argumentada y probada por el agente oficioso; ya que es en virtud de esta situación que se encuentra legitimado para incoar la acción a favor del agenciado, pues sin dicha circunstancia no habría legitimidad en la agencia oficiosa.

La agencia oficiosa

Por su parte la Corte Constitucional ha manifestado respecto a la agencia oficiosa, que además de justificar la situación por la cual la persona agenciada no puede por sí mismo ejercer la defensa de sus derechos, se deben exponer las razones que le asisten al agente para actuar en nombre y representación de la persona afectada; como lo ha señalo en un aparte de la sentencia T –483 de 2006.

Por medio de esta figura sustentada en el principio de solidaridad y básica en un estado social de derecho; podrán ser amparadas las personas, que ya sea por su condición:

  • física,
  • psíquica o
  • estado de indefensión

Como en el caso de los niños, no puedan interponer una acción de tutela por sí mismos.

 

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *